Los tres mayores errores que cometió la saga de Senua: Hellblade 2

Seamos claros: para mí, Senua’s Saga: Hellblade 2 es una decepción, aunque sea una auténtica maravilla tecnológica. Si bien no es el juego más decepcionante que he jugado, esta secuela tan esperada y en gran medida innecesaria falla en todas las áreas clave que hicieron que el original fuera tan bueno. Es como si Ninja Theory no entendiera lo que hacía que la primera entrega fuera única y optara por un curso diferente, conservando sus elementos característicos que ahora parecen fuera de lugar y parecen irrelevantes.

Hellblade 2 relacionado no debería contar con el fotorrealismo para ganarse a los jugadores El realismo es una de las muchas formas de arte válidas y no la única receta para el éxito.

La trama “épica” de Hellblade 2, que incluye varios personajes y gigantes amenazantes, sólo se conecta vagamente con el personaje de Senua. No logra ahondar en sus condiciones psicóticas, mostrando poco interés en hacerlo. Las voces internas, que alguna vez fueron parte integral de la experiencia, ahora parecen innecesarias y distraen, privando a los jugadores de interpretaciones más profundas. Además, los acertijos, que prácticamente no cambiaron con respecto al original, resultaron no adaptarse a las imágenes fotorrealistas del juego.

Aproximadamente un tercio después de Hellblade 2, comencé a sentir que los desarrolladores deberían haberse desviado de simplemente replicar la mecánica del primer título y, lamentablemente, esta impresión nunca desapareció.

Una historia que perdió su perspectiva única

La historia de Hellblade 2, junto con la motivación básica de poner fin a las incursiones de los esclavistas, es bastante impersonal. Reduce a Senua a una espectadora del destino de los demás, desconectada de su propio viaje. El tema de “convertirse en líder” en la secuela parece forzado, especialmente para un personaje como Senua, que lucha con problemas de salud mental y no parece apto para tal responsabilidad.

Relacionado Espero que Hellblade 2 sea tan impactante para mí como el Senua’s Sacrifice original fue un viaje mental catártico. ¿Puede la secuela hacer lo mismo?

Lo que es aún peor es que esta trama toma una dirección completamente diferente, exactamente la que a muchos les preocupaba antes del lanzamiento. En busca de alcance y épica, esta historia se extiende más allá de los pensamientos, traumas y emociones internos de Senua, y gira en torno a monstruos aparentemente reales y dioses antiguos. Básicamente, esto nos deja sin ninguna capa de cuestionamiento de la naturaleza exacta de las cosas, algo que funcionó excepcionalmente bien antes. En Hellblade 2, todas las alucinaciones de Senua, que representan sus propios demonios internos, de repente se diluyen por personas reales que confirman que todas las cosas salvajes que suceden a su alrededor son reales.

La historia también se sintió bastante alejada de Senua y de lo que la convierte en una protagonista especial y única, y en lugar de eso intentó convertirla en una heroína extranjera clásica que vino a salvar esta tierra atribulada. ¿Por qué no dejar todo eso, junto con todo el asunto de matar gigantes, a alguien como Kratos? A pesar de algunas actuaciones realmente geniales en la secuela, simplemente no hay lugar para explorar las condiciones de Senua más profundamente o centrarse en los temas que hicieron que el Hellblade original fuera tan íntimo.

Las voces reducidas al ruido de fondo.

Al hacer que la historia esté más basada en el mundo real y aceptar el hecho de que Senua ha hecho las paces con sus Furias (voces en su cabeza), aprendiendo a coexistir con ellas, Senua’s Saga: Hellblade 2 esencialmente comete un error. Ahora, las voces aparecen como un truco innecesario, que casi no sirve para nada y distrae y niega constantemente a los jugadores los momentos de tranquilidad que puedan desear.

Relacionado Espero que Hellblade 2 pueda igualar el dominio de FMV de Alan Wake 2 Remedy acaba de subir el listón al combinar gráficos en el motor con FMV, por lo que ahora le toca a Ninja Theory adoptarlo.

Las voces siempre están ahí, totalmente ignoradas por Senua y no ofrecen ninguna idea de su personaje. Simplemente comentan constantemente sobre las cosas más obvias, a menudo interrumpiendo las líneas de otros personajes en diálogos y escenas. A veces, es casi como ver un vídeo de Let’s Play en YouTube con alguien hablando excesivamente.

Es frustrante admitirlo, pero hubo numerosas ocasiones en las que deseé poder desactivarlas en las opciones, un pensamiento que nunca se me pasó por la cabeza con el original, donde las voces eran una parte integral de la experiencia desde los primeros segundos. La narrativa cinematográfica tradicional parece chocar con esta perspectiva única, convirtiendo la característica distintiva y emocional de la franquicia en un obstáculo innecesario sin impacto alguno, que no evoca emociones más allá de la molestia.

Rompecabezas desordenados perdidos en el esplendor visual

Para mí, el pecado final de Hellblade 2 es su enfoque de los acertijos, no el nuevo tipo, como alterar realidades similares a la lámpara angelical de Alan Wake 2 (esos están bien, pero son demasiado simples), sino la vieja y familiar tarea de explorar el escenario en busca de runas visuales. símbolos. Esta característica definitivamente no fue la parte más emocionante del original, pero se sintió apropiada y funcionó según lo previsto. Sin embargo, debido a las imágenes fotorrealistas de la continuación (en serio, es el juego más bonito que existe si todavía te apetece el “realismo” en los juegos), buscar estos patrones se convierte en un desafío inesperado.

No sólo es bastante difícil detectar la parte exacta de la runa en medio de este entorno mezclado, sino que atravesar paisajes rocosos idénticos en busca del ángulo correcto se convierte en una tarea insoportable. El movimiento de Senua es bastante limitado, con bloqueos constantes y no obvios que dictan dónde puedes y no puedes ir, así como separaciones poco claras en las alturas de las repisas que ella puede o no alcanzar. Como resultado, incluso cuando de alguna manera logras identificar dónde podría surgir el símbolo necesario, a menudo te encuentras atrapado en el entorno, luchando por llegar al lugar preciso al que necesitas acceder.

No estoy sugiriendo que las imágenes sofisticadas obstaculicen la mecánica del rompecabezas; Más bien, lo que quiero decir es que, como desarrolladores, Ninja Theory debería haber reconocido este problema y esforzarse en suavizar este aspecto del juego para que sea menos complicado. Alternativamente, el equipo podría darnos un poco más de libertad de movimiento durante dichas secciones de exploración.

En última instancia, estos tres errores mencionados anteriormente sólo solidificaron mi impresión de la naturaleza superflua de la secuela de Hellblade. Con innovaciones insuficientes y falta de aspectos fuertes, aparte del aspecto técnico, Senua’s Saga: Hellblade 2 puede mantener tu atención durante las varias horas necesarias para vencerlo, pero nunca se siente esencial.

La saga de Senua: Hellblade 2

Desarrollador Teoría ninja

Plataformas Xbox Series X/S y Microsoft Windows

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.