Un lugar tranquilo: revisión del primer día

La ciudad de Nueva York es conocida por su contaminación acústica; con más de 8 millones de habitantes, encontrar un momento de silencio es casi imposible. Esto la convierte en el peor lugar en el que se puede estar cuando unos alienígenas devoradores de hombres con capacidad auditiva ultrasónica invaden repentinamente la Tierra. Esa es la realidad de Samira y Eric en la precuela de ciencia ficción y terror, Un lugar tranquilo: Día uno.

En Un lugar tranquilo: Día uno, el caos y el ruido constante de la ciudad se convierten en un desafío aún más mortal para sobrevivir. Ahora, dos compañeros improbables, Samira, una paciente de cuidados paliativos, y Eric, un estudiante de derecho, navegan juntos por su nuevo y traicionero terreno. La película está protagonizada por Lupita Nyong’o como Samira, Alex Wolff como Reuben, Joseph Quinn como Eric y Djimon Hounsou regresa para repetir su papel de Henri.

La película precuela, escrita por John Krasinski y Michael Sarnoski, comienza diferenciándose de sus predecesoras con un trasfondo muy diferente. En lugar de un entorno rural aislado, los cineastas cuentan una nueva historia en un entorno yuxtapuesto, un ambiente ruidoso y bullicioso. Esta yuxtaposición crea un nuevo y fresco nivel de intensidad. Los fanáticos familiarizados con la franquicia sentirán suspenso y ansiedad, anticipando el terror que traen las criaturas alienígenas. Además, ver cómo la ruidosa ciudad se transforma en un silencio inquietante, con cada sonido, te hace querer saltar de tu asiento.

En este punto de la franquicia Un lugar en silencio, hemos visto a los extraterrestres y sabemos cómo son, a diferencia de la primera película, donde están envueltos en un misterio para generar temor y suspenso. A Quiet Place: Day One sigue un enfoque similar a A Quiet Place Part II, mostrando más monstruos pero aún jugando magistralmente con el miedo a lo invisible. La película utiliza estos elementos para realzar sus sobresaltos, y algunos de los mejores momentos surgen de la inteligente interacción entre lo que se revela y lo que permanece oculto. Este equilibrio mantiene alta la tensión de la película y mantiene al público nervioso, lo que demuestra que el arte de lo invisible sigue siendo una herramienta poderosa en la narración de terror.

A Quiet Place: Day One también adopta un enfoque interesante en la dinámica de sus personajes, particularmente con Samira y Eric. Lupita Nyong’o sobresale en interpretar a Samira, equilibrando el mal humor con la vulnerabilidad de enfrentar una enfermedad terminal además de un apocalipsis alienígena. La cruda intensidad y el agudo ingenio de Nyong’o brillan, mostrando la rápida adaptación de Samira al nuevo entorno aterrador y la confianza en sus instintos para salvar su vida varias veces a lo largo de la película. Nyong’o retrata la resiliencia y el viaje emocional de Samira mientras navega por el miedo y la pérdida y está decidida a vivir sus últimos días en sus propios términos.

Frente a Nyong’o, Joseph Quinn da vida a Eric con una interpretación llena de matices que evoluciona desde la vacilación hasta la fortaleza. Al principio, Eric está perdido, en estado de shock y sin saber a dónde ir hasta que se cruza con Samira. Quinn hace un excelente trabajo al guiar el crecimiento de su personaje hasta convertirse en un compañero confiable y comprensivo para Samira, destacando temas de coraje y transformación personal. Mientras tanto, Samira parece tener más voluntad que los demás, apoyando y guiando a Eric durante sus ataques de pánico y un apocalipsis. Su dinámica evoluciona a medida que Eric comienza a corresponderle de manera sentimental y confiable.

Juntos, Nyong’o y Quinn crean una conmovedora relación en pantalla que resuena con autenticidad y profundidad emocional, elementos centrales del impacto de Un lugar tranquilo: Día uno. A diferencia de la típica unidad familiar por la que se conoce a Un lugar tranquilo, Samira y Eric son extraños que llegan a forjar un vínculo convincente basado en la confianza mutua. Su rápida dependencia mutua ante una muerte segura resalta los temas de resiliencia y conexión humana. Su relación es un testimonio conmovedor de la fortaleza que se encuentra en el compañerismo durante tiempos difíciles.

En Un lugar tranquilo: Día uno, el suspenso y la emoción se ven amplificados por la ausencia deliberada de diálogo hablado. En línea con su franquicia, la película comunica eficazmente momentos importantes sin depender de la comunicación verbal. El uso del silencio como herramienta narrativa en la película aumenta el suspenso, haciendo que cada encuentro con los extraterrestres sea más estresante que el anterior. Este enfoque no sólo intensifica el peligro de los personajes sino que también aumenta la participación de la audiencia, ya que cada momento de silencio tiene peso y dice mucho de la difícil situación del personaje en un mundo donde el sonido significa peligro.

La escena del metro es un testimonio del hábil uso que los cineastas hacen de la ambientación para intensificar la atmósfera de la película. El entorno, poco iluminado y empapado de agua, se convierte en un espacio que provoca pánico, donde el más mínimo ruido puede alertar a los alienígenas de su presa. Esta escena, junto con otras a lo largo de la película, demuestra un dominio de la narración visual y de las técnicas de creación de suspenso, lo que muestra la capacidad del cineasta para crear momentos emocionantes.

Algunas audiencias pueden necesitar aclaraciones sobre la dirección y el final de la película. Sin embargo, animo a los espectadores a que se acerquen a Un lugar en silencio: el primer día con la mente abierta. La precuela se aleja de las expectativas tradicionales al centrarse en nuevos personajes en lugar de expandir directamente el universo cinematográfico de la franquicia. En cambio, busca contar una historia independiente centrada en la conexión humana y la lucha por sobrevivir, que resuena en mí y proporciona una conclusión desgarradora pero comprensible.

Vale la pena ver Un lugar tranquilo: el primer día. Este thriller basado en el silencio añade capas de realismo e inmediatez a su suspenso mientras sumerge al público más profundamente en las luchas de los personajes. Las actuaciones de Nyong’o y Quinn como extraños convertidos en compañeros de confianza en esta apasionante historia muestran sus representaciones matizadas y contribuyen al impacto emocional de la película. La película desafía las expectativas con una ambientación nueva y una historia basada en los personajes, instando al público a abrazar un nuevo capítulo de la franquicia.

Un lugar tranquilo: día uno ya está en los cines.

Un lugar tranquilo: Día uno

8/10

Resumen

Vale la pena ver Un lugar tranquilo: el primer día. Este thriller basado en el silencio añade capas de realismo e inmediatez a su suspenso mientras sumerge al público más profundamente en las luchas de los personajes.

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.